Dos docentes y dos alumnos argentinos, nominados a un premio global

Gisela Gómez (Córdoba) y Ana María Stelman (PBA) están nominadas al Global Teacher Prize, mientras que los estudiantes Lisandro Acuña (CABA) y Maximiliano Sánchez (Salta) figuran entre los 50 finalistas al Global Student Prize.

 Dos docentes y dos alumnos argentinos, nominados a un premio global

Gisela Gómez (Córdoba), Ana María Stelman (PBA), Lisandro Acuña (CABA) y Maximiliano Sánchez (Salta).

Gisela Gómez, docente del Instituto Provincial de Educación Técnica (IPET) Nº 85 en General Paz, Córdoba; y Ana María Stelman, docente de primaria de La Plata, están nominadas al Global Teacher Prize 2021, organizado por Fundación Varkey en colaboración con la UNESCO. Además, los estudiantes Lisandro Acuña (17), del colegio ORT de Buenos Aires; y Maximiliano Sánchez (17), de la Escuela de Comercio 5005 JUAN XXIII, de General Mosconi, Salta, son finalistas del Chegg.org Global Student Prize 2021, que se entregará este año por primera vez.

Gisela y Ana fueron seleccionadas entre más de 8.000 postulaciones y nominaciones de 121 países de todo el mundo. Lisandro y Mario, entre más de 3.500 candidatos de 94 países de todo el mundo. El Global Teacher Prize es el mayor premio de este tipo: el ganador obtendrá un millón de dólares. El Global Student Prize, en tanto, otorgará 100.000 dólares al estudiante ganador.

El Global Teacher Prize fue creado para reconocer el sobresaliente aporte a la profesión del docente más destacado del año y para subrayar la importancia de su rol en la sociedad. El nuevo premio, Chegg.org Global Student Prize, busca crear una plataforma que resalte en todo el mundo los esfuerzos de estudiantes extraordinarios, que están teniendo un impacto real en el aprendizaje, las vidas de sus compañeros y de la sociedad en general.  

Quiénes son las docentes nominadas

Durante los últimos 10 años, Gisela Gómez ha ayudado a sus estudiantes del Instituto Provincial de Educación Técnica (IPET) Nº 85 “República de Italia”, en General Paz, Córdoba, a desarrollar proyectos científicos innovadores para resolver los problemas de la comunidad. Los alumnos crearon dulces ricos en proteínas hechos de nopal y caramelos fortificados con vitaminas C y E, de las que los adolescentes suelen carecer en sus dietas. Cuando se enteraron de que uno de los profesores de la escuela era celíaco, desarrollaron mezclas preparadas para hornear sin gluten y organizaron una campaña de concientización sobre esta enfermedad.

Gisela y Ana fueron seleccionadas entre más de 8.000 postulaciones de 121 países de todo el mundo. Lisandro y Mario, entre más de 3.500 candidatos de 94 países

En 2015, tomaron 245 muestras de los tanques de agua de las viviendas de la localidad de Estación General Paz, Córdoba, las analizaron en el laboratorio escolar para verificar la presencia de Escherichia Coli, y organizaron una gran campaña de sanitización de tanques de agua domiciliarios.  Por ello, los alumnos ganaron en la categoría de ciencias naturales en la Feria Nacional de Ciencia y Tecnología.

La maestra de primaria Ana María Stelman, de La Plata, enseña a niños de una zona muy vulnerable. A través de la empatía, la escucha y la comprensión, desarrolla proyectos y trata de implicar a sus familias en la educación de sus hijos. Su bienestar emocional es tan importante como su trayectoria académica, y Ana María se concentra en todas estas áreas relevantes. Utilizando la innovación y la creatividad para mostrarles las maravillas del mundo, a menudo con cualquier tecnología que tenga a mano, establece videollamadas con personas en diferentes partes del mundo y escuelas a miles de kilómetros de distancia, alimentando una profunda comprensión entre sus alumnos de temas como el medio ambiente y la astronomía, lo que ayuda a muchos de ellos a destacar en los concursos de las ferias de ciencias.

Durante la suspensión de la presencialidad por la pandemia, Ana María sostuvo la continuidad pedagógica de 37 estudiantes trabajando la alfabetización primero en una biblioteca y luego utilizando perros y caballos en el hipódromo de la zona.

Entre los finalistas al Global Teacher Prize 2021 también hay docentes de Perú, Chile, Colombia, Brasil, Ecuador, Uruguay, México y República Dominicana, entre otros países.

El Global Teacher Prize es el mayor premio de este tipo: el ganador obtendrá un millón de dólares. El Global Student Prize, en tanto, otorgará 100.000 dólares al estudiante ganador

Quiénes son los estudiantes nominados

Lisandro Acuña, alumno del colegio ORT de Buenos Aires, tenía solo 8 años cuando empezó a participar en las olimpiadas de matemáticas, alcanzando el segundo puesto en la Olimpíada Nacional de Matemáticas con solo 9 años. Hoy, centra su talento en la aplicación de las matemáticas y la informática a los problemas cotidianos. Junto con un equipo de tres amigos, desarrolló LectO: una aplicación gratuita que consiste en un editor de texto con características especiales que facilitan la lectura y la escritura a personas con dislexia.

Posteriormente, contactaron a DISFAM –una ONG iberoamericana muy reconocida en el trabajo con la dislexia–, que ofreció su apoyo e invitó a Lisandro y a su equipo a presentar el proyecto en su conferencia bienal en Mallorca, España. Hasta la fecha, LectO ha ayudado a 5.000 personas, es utilizada por países como Uruguay y España (las Islas Baleares), y ha demostrado que estas herramientas tienen el potencial de cambiar la vida de las personas.

El Global Student Prize busca resaltar en todo el mundo los esfuerzos de estudiantes extraordinarios, que están teniendo un impacto real en el aprendizaje y en la sociedad en general

Mario Maximiliano Sánchez, estudiante de la escuela de Comercio 5005 JUAN XXIII, de General Mosconi, provincia de Salta, es miembro de una comunidad de pueblos originarios de la etnia wichi, indígenas argentinos que enfrentan una amplia gama de discriminaciones y desafíos. A pesar de los numerosos obstáculos y de la tragedia familiar, Maxi busca superar las barreras y ayudar a su hermana menor y abuela. Anhela terminar sus estudios y también quiere ayudar a otros jóvenes wichi a lograrlo. Sueña con la creación de una escuela secundaria y una escuela de oficios en su comunidad para combatir la deserción escolar que ve a su alrededor; realidad que se profundiza por la maternidad adolescente.

Maxi está desarrollando una aplicación que traduce del español al wichi y viceversa. La está haciendo de manera autónoma y quiere que no dependa de Internet ya que donde vive no hay conexión. En su comunidad es conocido por ayudar a niños y adultos en diversas tareas que implican redacción o tecnología. Mario ha ganado la medalla de oro en las “Olimpiadas de Canguros Matemáticos”, y el primer premio en el Primer Concurso Provincial de Literatura (poesía de género). También se ha interesado por los teléfonos y dispositivos móviles, aprendiendo a arreglarlos, dando tutoriales y formando parte de una comunidad en línea de reparaciones y repuestos. Con los fondos del Global Student Prize, ayudaría a otros indígenas que necesitan ayuda para escribir, y compraría herramientas y repuestos para hacer crecer su incipiente negocio.

Entre los finalistas al Global Student Prize 2021 también hay estudiantes de Brasil, México, España, Italia y Estados Unidos, entre otros países.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas