Día del Maestro: 9 de cada 10 trabajan más horas en la pandemia

Solo 2 de cada 5 docentes tienen una computadora exclusiva para trabajar en casa. El 86% de las familias valora el esfuerzo de los maestros en cuarentena.

 Día del Maestro: 9 de cada 10 trabajan más horas en la pandemia

Hoy celebrarán el Día del Maestro los docentes que integran el sistema educativo argentino. El informe “El compromiso de los docentes argentinos en pandemia”, del Observatorio Argentinos por la Educación y con autoría del docente de escuela secundaria y finalista del Global Teacher Prize 2019 Martín Salvetti, describe algunos indicadores referidos a la situación de los docentes en el contexto de la pandemia de COVID-19, a partir de encuestas realizadas por el Ministerio de Educación de la Nación, CTERA y Argentinos por la Educación.

El 86% de las familias valora el esfuerzo que están haciendo los docentes para acompañar a los estudiantes durante la pandemia, según los resultados de la Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica, a cargo del Ministerio de Educación. Estos resultados son consistentes con los de una encuesta realizada por Argentinos por la Educación que muestra que, en el nivel primario, 7 de cada 10 familias se encuentran conformes con el trabajo de los docentes.

A su vez, en primaria uno de cada tres docentes trabaja en más de una escuela. Este porcentaje es más alto que el observado en el nivel inicial, y más bajo que en los niveles secundario (7 de cada 10) y superior no universitario (6 de cada 10), según una encuesta realizada por CTERA.

Demanda de trabajo docente durante la cuarentena

El 89% de los educadores manifiestan dedicar más tiempo que antes de la cuarentena a realizar actividades para los alumnos, según datos del Ministerio de Educación. A su vez, un 6% estima que le está dedicando a su trabajo las mismas horas que cuando había clases presenciales y solo un 5% dice haber disminuido su carga horaria.

Este dato es consistente con la encuesta realizada por CTERA, que afirma que la mayoría de los docentes aumentó la dedicación de tiempo en este contexto. Según esta fuente, quienes más tiempo pasan con las actividades escolares son los que no cuentan con una computadora o buena conexión a internet.

Además, solo 2 de cada 5 docentes (37%) cuentan con una computadora de uso exclusivo para trabajar en el hogar, mientras que 1 de cada 10 docentes (8%) no cuenta con una computadora, lo que dificulta aún más la enseñanza en el contexto de interrupción de clases presenciales.

Solo 2 de cada 5 docentes cuentan con una computadora de uso exclusivo para trabajar en el hogar. El 86% de las familias valora el esfuerzo de los educadores durante la cuarentena.
Disponibilidad de computadoras propias para docentes

“La brecha digital en educación no solo la sufren los alumnos sino también los docentes, que quieren seguir educando pero no tienen la tecnología necesaria, o la formación adecuada para usar las TIC en educación a distancia. En todo el país se registraron casos en los que, ante la falta de computadoras y de conectividad, se multiplicaron los esfuerzos de los docentes para garantizar la continuidad de la enseñanza y reducir las desigualdades educativas que ya existían. En este contexto, se amplió la utilización de las emisoras de radio y televisión comunitarias para poder llegar con programas educativos, o se abrieron las bibliotecas para llevar los libros a los estudiantes casa por casa, tratando siempre de mantener el vínculo con los alumnos”, describe Martín Salvetti, docente de la Escuela Técnica N° 5 de Temperley (provincia de Buenos Aires) y finalista del Global Teacher Prize en 2019.

“Que la escuela siga teniendo valor para las familias y siga siendo significativa para las y los estudiantes en este contexto es el resultado del trabajo de las y los docentes. Sin aulas,  ellas y ellos abrieron sus hogares para mantener abierta la escuela”, afirma Paulina Calderón, exministra de Educación de San Luis.

Mariela Guadagnoli, docente santafesina nominada al Global Teacher Prize 2020, sostiene que “esta pandemia sacó a flote la realidad en la que estaba inmersa la escuela, las falencias, desigualdades, la falta de tecnología y de capacitación; pero también expuso y jerarquizó el rol docente, la dedicación, creatividad e ingenio que cada maestro pone para mantener el vínculo con sus alumnos”. Y agrega: “Tenemos dos desafíos: pensar estrategias para sostener la modernización del sistema educativo y una capacitación renovada e innovadora de los docentes, y fortalecer en el tiempo la valoración y apoyo de los padres”.

“Creo que es necesario reconocer que, junto con los trabajadores de la salud, los docentes están realizando una labor titánica. Quiero destacar, muy especialmente, el desafío que implicó para la educación pública el sostenimiento del ciclo lectivo en el contexto de aislamiento social, preventivo y obligatorio –señala Ana Garcia Munitis, directora del Colegio Nacional de La Plata–. Esta situación sin precedentes nos hizo revisar nuestros sistemas de pensamiento y de toma de decisiones, pero también nos permitió ver algo con claridad: la educación en casa no es ni puede ser la escuela. La escuela no es una yuxtaposición de intervenciones individuales sino una construcción colectiva que se da, básicamente, en el aula. Paradójicamente, la educación a distancia evidencia lo irreemplazable de la presencialidad en el proceso pedagógico”.

0 Reviews

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas