6 desafíos clave de los equipos directivos frente al COVID-19

La planificación en contexto de emergencia, el acompañamiento y la contención de docentes y familias, la retroalimentación de las actividades escolares y la preparación del regreso a las clases presenciales son algunos de los retos que enfrentan los equipos de conducción. Unicef elaboró una serie de materiales para orientar el abordaje de estos desafíos.

 6 desafíos clave de los equipos directivos frente al COVID-19

FOTO: Mario Aranda @Pixabay

Planificar en un contexto de emergencia; acompañar al equipo docente, las familias y los estudiantes; contener a docentes y familias; ofrecer retroalimentación de las actividades escolares; favorecer el desarrollo de nuevas prácticas de enseñanza y preparar el regreso a las clases presenciales son 6 desafíos clave que enfrentan los equipos directivos de las escuelas en el marco de la pandemia de COVID-19.

Con el objetivo de orientar a los directivos en torno a estos desafíos, UNICEF elaboró una serie de cuadernillos titulada Los equipos de conducción frente al COVID-19: claves para acompañar a los docentes, las familias y los estudiantes en contextos de emergencia, dirigida por Cora Steinberg, especialista de educación UNICEF Argentina. A partir de una serie de preguntas disparadores, los cuadernillos buscan aportar a la reflexión y al abordaje de los múltiples retos que enfrentan los equipos de conducción en el contexto de la pandemia.

“El rol de los equipos de conducción es clave en la vida de las escuelas, y más aún en contextos de emergencia. La planificación estratégica es crítica para acompañar a quienes lideran el cambio, de forma que acompañen a sus equipos en asegurar las condiciones de seguridad y sostenimiento de las actividades”, plantea Luisa Brumana, representante de UNICEF Argentina, en la presentación de los documentos, que fueron elaborados por María Teresa Lugo, Valeria Kelly, Claudia Castro, Carina Kaplan, Rebeca Anijovich, Mariana Maggio y Lila Pinto.

La planificación estratégica es crítica para acompañar a quienes lideran el cambio, de forma que acompañen a sus equipos en asegurar la seguridad y sostenimiento de las actividades

Luisa Brumana

Desafío 1: Planificar en contextos de emergencias

“La emergencia reclama formular líneas de acción con una mirada territorial“, escriben María Teresa Lugo y Valeria Kelly en el primer cuadernillo de la serie. “Los equipos directivos se han visto empujados a reorganizar la institución; a identificar las líneas prioritarias que permiten que la escuela se sostenga aunque la actividad pedagógica se traslade a los hogares. Por eso, en este escenario, la mirada desde la dirección es irremplazable para realizar un estado de situación, identificar fortalezas y obstáculos de los equipos en este contexto, comprender sus diferentes lógicas y actuar sobre la base de consensos y evidencias”, afirman.

Las autoras subrayan el valor de un liderazgo distribuido y el fortalecimiento del trabajo en equipo como estrategias clave para avanzar con acciones claras en tiempos de incertidumbre. También destacan que una buena gestión de las comunicaciones es fundamental para lograr la sinergia y el compromiso entre todos los actores, hoy dispersos en tiempos y espacios diversos. Y aclaran: “Una buena gestión de la comunicación no solo es la que baja eficientemente la información requerida, sino también la que teje vínculos, organiza tareas, busca consensos, convoca a resolver problemas de manera colectiva”.

Los equipos docentes son “la primera línea” en cubrir la emergencia: esto demanda a sus directivos “una modalidad de conducción particular, entre la coordinación y organización del trabajo, el acompañamiento emocional y la comunicación permanente“. Con respecto al aporte de las TIC en este contexto, Lugo y Kelly señalan que las tecnologías digitales “son grandes aliadas cuando se diseña una estrategia que contemple las diferentes condiciones de acceso de la comunidad escolar y la experiencia de los equipos docentes y de gestión”.

Una buena gestión de la comunicación no solo baja la información requerida, sino que también teje vínculos, organiza tareas, busca consensos, convoca a resolver problemas de manera colectiva

María Teresa Lugo y Valeria Kelly

Desafío 2: Acompañar a docentes, familias y estudiantes

“La mirada general del equipo directivo hacia la escuela, su visión, tanto de los recursos como de los actores de la comunidad educativa, es importante para poder generar las condiciones necesarias que permitan que la educación se sostenga”, escribe Claudia Castro con respecto a este desafío. Para Castro, “se trata de entender el rol de la conducción como acompañamiento a la tarea que realizan los equipos docentes: disminuir el control y aumentar la disponibilidad para consultas y dudas, generar espacios que inviten a pensar juntos”.

Lograr la cercanía en contextos de distanciamiento pasa por considerar las condiciones de las personas que forman parte del entramado de la comunidad educativa y adaptar la respuesta a esas condiciones. En ese sentido, la autora sostiene que el desafío más importante cuando se reanuden las clases presenciales será que todas y todos regresen a la escuela: “No perder a ningún estudiante en el camino dependerá de muchas cosas; lo que la escuela, equipos directivos y docentes hagan durante esta etapa puede ser lo que establezca la diferencia”.

Por otra parte, en el acompañamiento a las familias y los estudiantes, la escuela no alcanza: “Es el momento de fortalecer o generar redes que trabajen a favor de niñas, niños y adolescentes”, señala Castro. Los problemas de maltrato aparecen aquí como una de las principales preocupaciones. Según datos de la encuesta de UNICEF sobre el impacto de la pandemia en Argentina, en el 50% de los hogares se perciben mayores momentos de discusiones y enojos entre adultos, y en el 30%, entre adultos e hijas o hijos. En el 1% de los hogares, se vivieron situaciones de violencia familiar durante la cuarentena. En el 51% de los casos, esas situaciones involucraron a niñas y niños.

No perder a ningún estudiante en el camino dependerá de muchas cosas; lo que la escuela, equipos directivos y docentes hagan durante esta etapa puede ser lo que establezca la diferencia

Claudia Castro

Desafío 3: Contener al equipo docente y las familias

“El rol del equipo de conducción es imprescindible para generar las condiciones necesarias para que los lazos de afectividad pedagógica compensen la lejanía propia del aislamiento social obligatorio –define Carina Kaplan en relación con este desafío–. En contextos de excepcionalidad, resulta central cuidar el bienestar emocional de quienes están participando de la experiencia pedagógica: tanto el de las personas adultas para poder acompañar y enseñar como el de las niñas, niños y adolescentes para poder aprender”.

Kaplan resalta que, para que las tareas que se desarrollan en este contexto cobren sentido, “se necesitan las palabras y los sentimientos de quienes nos invitan a participar con ellos de la construcción de esta novedosa experiencia escolar”. Algunos datos permiten dimensionar ese desafío emocional: el 22,5% de las y los adolescentes de entre 13 y 17 años se siente asustado; el 15,7%, deprimido, y el 6,3%, angustiado frente a la incertidumbre que genera el contexto actual, según la encuesta de UNICEF.

“Es tarea del equipo directivo posibilitar que los afectos aparezcan, circulen y, de ser posible, se fortalezcan”, propone Kaplan. Y agrega: “La mirada de cuidado es el signo más amoroso de la relación pedagógica. Agudizar la sensibilidad ayuda a percibir padecimientos a los fines de articular acciones anticipatorias. La escucha es un elemento central como canal para abrir espacios alternativos donde poder expresar sentimientos y generar propuestas para darles el tratamiento adecuado”.

La mirada de cuidado es el signo más amoroso de la relación pedagógica. Agudizar la sensibilidad ayuda a percibir padecimientos a los fines de articular acciones anticipatorias

Carina Kaplan

Desafío 4: Ofrecer retroalimentación de las actividades escolares

El 81,2% de los hogares con niñas, niños y adolescentes reporta que tienen tareas escolares. El 87,6% de esos hogares informa que la escuela se comunica con la familia, según datos de UNICEF. Además, el 96,3% de las y los adolescentes tiene tareas escolares durante la cuarentena. El 76,6% tiene contacto con sus docentes, y el 68,7% tiene devoluciones de las tareas escolares por parte de los docentes.

En este marco, Rebeca Anijovich sugiere que uno de los desafíos pedagógicos centrales es seleccionar y priorizar evidencias de avances y logros que permitan dar cuenta de todo lo que los estudiantes están aprendiendo en este contexto en sus casas: tanto contenidos curriculares como habilidades de trabajo en el hogar.

Anijovich recomienda transitar “de una retroalimentación de transmisión a una retroalimentación de diálogo“, así como “favorecer un equilibrio entre las retroalimentaciones que se focalizan en las fortalezas de los desempeños y las que se focalizan en las necesidades de mejora”. En ese sentido, la especialista remarca que la retroalimentación tiene una influencia muy poderosa en el aprendizaje, pero su impacto viene determinado por las condiciones en que el docente la realice.

Un desafío pedagógico central es seleccionar y priorizar evidencias de avances y logros que permitan dar cuenta de todo lo que los estudiantes están aprendiendo en sus casas

Rebeca Anijovich

Desafío 5: Favorecer el desarrollo de nuevas prácticas de enseñanza

“El mundo había cambiado antes de que se produjera la pandemia. Sin embargo, la didáctica clásica seguía siendo hegemónica. Las complejas condiciones en que enseñamos hoy pueden ser una oportunidad para construir prácticas de la enseñanza relevantes, memorables y transformadoras“, propone Mariana Maggio en relación con este desafío. Para Maggio, “reconocer las condiciones de un cambio de era es imprescindible para transformar las prácticas de la enseñanza en un sentido más inclusivo”.

La autora reivindica una “inclusión genuina” de las TIC, un concepto que remite a aquellas prácticas de enseñanza en las que los docentes, por decisión propia, integran las tecnologías de la información y la comunicación a partir de un doble reconocimiento: “En primer lugar, comprenden los modos en que las tecnologías atraviesan la construcción de conocimiento disciplinar otorgándole a esa integración un sentido epistemológico. En segundo lugar, identifican las formas en que las tecnologías configuran tendencias de las que participan las y los estudiantes, con un sentido social y cultural“.

Maggio destaca que “la decisión no se inicia por la elección de una tecnología o de una aplicación por sí misma, sino por sentidos que son de otro orden —epistemológico, social y cultural— y con el foco puesto en el carácter de la práctica que se quiere desarrollar”.

Las complejas condiciones en que enseñamos hoy pueden ser una oportunidad para construir prácticas de la enseñanza relevantes, memorables y transformadoras

Mariana Maggio

Desafío 6: Preparar el regreso a las clases presenciales

La anticipación y la comunicación son estrategias centrales de preparación para gestionar el regreso a las clases presenciales, escribe Lila Pinto en el sexto cuadernillo de la serie, y aclara que “hacer de la escuela un lugar seguro involucra un trabajo articulado de toda la comunidad educativa”.

Pinto subraya que el aprendizaje no puede ser pensado más allá de las emociones: “Las experiencias vividas por nuestros estudiantes y sus familias durante el tiempo de suspensión de clases presenciales son un punto de partida esencial para la resignificación de una nueva forma de hacer escuela“.

Por eso, para resignificar el sentido de la escuela y el desafío de aprender distinto, “necesitamos tender puentes significativos entre las experiencias de enseñanza y aprendizaje vividas a distancia y el reencuentro de nuestra comunidad educativa en las aulas presenciales”, señala Pinto. Y deja planteado un reto crucial: seguir fortaleciendo los vínculos generados entre la escuela y la comunidad durante el período de educación a distancia, para consolidar estrategias de contención social y apoyo a los aprendizajes.

0 Reviews

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas